13 oct 2017
Nido
El Vicegobernador bonaerense visitó en Monte Chingolo este espacio de formación, capacitación y contención social
Los Núcleos de Inclusión y Desarrollo de Oportunidades, son gestionados por la Subsecretaría de Hábitat del Ministerio de Desarrollo Humano, conjuntamente con la Secretaría de Desarrollo Social de Lanús, a cargo de Emiliano Bursese.
Daniel Salvador arribó a media tarde al lugar, ubicado en el sur del conurbano, y fue recibido por una entusiasta multitud de participantes  y responsables del lugar,  donde se encuentran redes de articulación que los convierten en espacios ricos e innovadores.
A través de distintos programas destinados a  niños y adolescentes, se persigue  la inclusión social, la participación activa y la protección de derechos.
El vicegobernador llevó a cabo una breve recorrida por las instalaciones, interesándose particularmente en el funcionamiento del programa provincial Envión, destinado a chicos de entre 12 y 21 años, en situación de vulnerabilidad social, y cuyo objetivo es  la contención, el acompañamiento y el diseño de estrategias que fortalezcan su estima, reparen y brinden igualdad de oportunidades.
Salvador mostró su asombro por las modernas instalaciones que hasta hace no mucho tiempo atrás constituían un basural en perjuicio de la calidad de vida de la gente del lugar.Reparó su atención en los talleres de computación para niños y adultos mayores, y ponderó la posibilidad que se le brinda a las personas mayores en  el uso de la tecnología, acompañándolos en la realización de trámites on line en PAMI  y ANSES.
También, visitó las salas de entretenimiento para chicos donde además de actividades lúdicas, comparten bibliotecas móviles y cursos de robótica para adentrase en los nuevos desafíos que plantea la tecnología.Hay atención de consultorios con psicólogos y terapeutas para padres con adicciones.
El titular del Senado puso de relieve la construcción de un recursero  de abordaje en cuestiones familiares, desarrollado en un mismo espacio físico y en  permanente monitoreo conjunto con las redes barriales.Salvador elogio fuertemente  el empuje de este tipo de iniciativa, “debemos  poner lo mejor de sí para estar al lado de la gente, de los vecinos”, y lo ubicó como ejemplo genuino de lo que se puede lograr trabajando en conjunto.
LLevando la temática hacia el terreno futbolístico, consideró que el gobierno debe ser como una selección: “Una  vez que pasan las elecciones todos debemos formar parte del mismo equipo, con un único objetivo que es darle a la gente mecanismos de apoyo para que puedan desenvolverse en los distintos ámbitos de la vida cotidiana”.
“Este gobierno no hace  promesa fácil ni miente, porque eso erosiona la confianza”, aseveró más adelante, resaltó el momento trascendente que atraviesa- en su criterio- la provincia. “Lo importante es que la gente vea las cosas que se hacen, está llegando la cloaca, agua, asfalto, se cambia la resignación por expectativa y esperanza”.
En tanto, mostró satisfacción por el funcionamiento de estos centros de capacitación y contención.  “Son visitas que retemplan el espíritu, nos vamos con más energía de la que vinimos”.
En un simbólico ejemplo por demostrar el dinamismo de las obras que se derraman por los 135 distritos bonaerenses, graficó: “Hoy la provincia está transformada en un gran obrador, por lo que el vecino vislumbra que los recursos vuelven a la gente en cuantiosa infraestructura que viene a paliar años de desidia  en la materia”.“Uno de los grande desafíos es que la gente pueda vivir mejor”, remató.
Posteriormente, Salvador apreció en primera persona los requerimientos formulados por los habitantes del barrio,  prestó oídos a la expresión genuina de los habitantes, lo que generó un interesante intercambio, por espacio de media hora, donde los ciudadanos fueron exponiendo impresiones ante la considerable atención del titular del Senado.
Entre el público pudo contemplarse gente con rostros curtidos por tantos años de desesperanza, que le manifestó al Vicegobernador  su satisfacción por la llegada de reivindicaciones añoradas hace mucho tiempo, adultos emocionados que trasuntaban agradecimiento y gratitud por la concreción de demandas añejas.