" /> " />
16 may 2019
Vox Dei
El Senado bonaerense brindó un reconocimiento a esta legendaria banda pionera del rock nacional y a su obra culmine: "La Biblia".
El Salón Eva Perón del anexo de la Cámara Alta constituyó la plataforma donde se llevó a cabo el homenaje, el espacio lucia colmado por aquellos  que compartieron la irrupción de este grupo musical que constituyó los cimientos fundacionales del rock argentino.
También estuvieron las nuevas generaciones, que han incorporado como una mantra la admiración por este grupo musical que dejó su sello en la música argentina.
En primer término fue proyectado un compendio visual que resumía la historia de la banda, y contenía salutaciones de compositores contemporáneos a los integrantes de Vox Dei como lo son Nito Mestre, Lito Nebbia y Silvina Garré, entre otros.
El vicegobernador Salvador, acompañado por el secretario Administrativo del Senado, Claudio Alfonsín; el prosecretario Administrativo Germán López y el senador Andrés De Leo, entregaron a Ricardo Soulé,  Willy Quiroga y Paula Basoalto, hija del recordado Rubén, una medalla conmemorativa, un diploma y la copia del proyecto que declara de Interés Legislativo al trabajo: “La Biblia según Vox Dei”.
El primer testimonio estuvo a cargo de Soulé quién califico a La Biblia como “nuestra obra cumbre”.
Y emocionado aseguró: “Rubén desde el cielo debe estar compartiendo este momento con nosotros”.
Resaltó que La Plata ocupa un lugar significativo en la carrera del grupo: “La primera vez que pudimos tocar La Biblia en forma completa fue en esta ciudad”.
Posteriormente Paula Basoalto señaló: “Mi padre estaría totalmente orgulloso porque su vida fue Vox Dei”.
“Por fin tuvieron el reconocimiento que merecían”, exclamó.
Willy Quiroga refirió brevemente sus sensaciones cuando Ricardo Soulé le propuso el desafió de hacer este disco con las escrituras sagradas: “Sentí como un golpe en el estómago de excitación, no puede ser que se le haya ocurrido semejante cosa”.
“Me encantó la idea”, bramó.
Por último, Daniel Salvador reflexionó sobre la importancia del evento: “Recibimos  a quienes marcaron a una generación, que dio un impulso terrible  a lo que fue el rock argentino y fundamentalmente que supieron mantenerse en el tiempo”.
“La Biblia fue un disco extraordinario, un mensaje esperanzador de hermandad  y de paz para toda la humanidad”, aseveró.
Para finalizar, sintetizó lo que lo que Vox Dei representó para los jóvenes de los años 60 y 70: “La esperanza y expectativa de poder canalizar los deseos de  libertad”.
En la continuidad del evento, los músicos Luis Orueta, Héctor Miguies, Ricardo Augusto Curcio, Rubén Néstor Gramaje, Carlos Calandra; Carlos Enrique Rogati, Juna Fernando Díaz (Kuvero) y Rubén Izaurralde, ofrecieron un concierto donde recorrieron los distintos temas clásicos de la banda homenajeada.
Después, subieron al escenario Ricardo Soulé y Willy Quiroga para deleitar al público con sus acordes y aquellas históricas baladas incorporadas al acervo cultural de nuestro país.
El homenaje galvaniza un reconocimiento a ese gran movimiento cultural que significa el rock argentino, que supo trascender a través del tiempo y de las fronteras para expandirse al resto de los países de habla hispana.