15 may 2018
Salud
Inauguración del edificio de diagnóstico e intervenciones del Hospital Italiano de San Justo.
El vicegobernador Daniel Salvador arribó al predio donde funciona una de las instituciones hospitalarias más importantes de la provincia de Buenos Aires, símbolo de la medicina general y de alta complejidad.
En esta oportunidad, fue para inaugurar una importante obra que ocupa 6500 metros cuadrados: el edificio de diagnóstico e intervenciones. 
Este moderno espacio incorpora equipamiento de alta tecnología en el país, que permitirá diagnósticos más veloces y precisos.
El Vicegobernador, junto al ministro de salud bonaerense, Andrés Scarsi y autoridades del Hospital, recorrieron las nuevas instalaciones.
Además del equipamiento de última generación, también cuenta con un personal altamente capacitado y con un alto sentido de pertenencia con el lugar.
Y a partir de ahora, el nosocomio ofrecerá tecnología de punta, al contar con un ecógrafo, un resonador, un tomógrafo y otros artefactos que mejorarán cualitativamente los servicios de salud.
Posteriormente, las autoridades ingresaron al salón de actos que tuvo lugar en una carpa montada en cercanías del nuevo edificio.
Frente a una importante presencia del cuerpo médico del lugar, el presidente del Hospital Italiano, Franco Livini fue el primero en abrir la ceremonia de inauguración.
“No es poco esta forma de trabajar juntos para que este país crezca. El único lenguaje creíble son los hechos, y esta inauguración dice muchas cosas”, planteó y agregó que el nuevo edificio se encuadra en un gran plan médico.
“Los médicos han hecho propio este proyecto y su pertenencia a la institución ha permitido este desarrollo. El hospital es la gente que lo compone”, resaltó Livini.
Acto seguido, fue el turno del director médico, Marcelo Marchetti, quien ponderó el crecimiento del Italiano a lo largo de los años.
“Hay 7 mil personas en relación de dependencia y cerca de 3300 médicos. En 10 años creció en una forma notable y dio trabajo de calidad. Cada año 300 o 400 nuevas personas se suman a este sueño”, detalló.
El cierre del evento estuvo a cargo del vicedirector médico, Esteban Langlois, que hizo un racconto de la historia del lugar y subrayó que este edificio representa la segunda etapa del plan diseñado por las autoridades, que consta de una tercera parte: el edificio quirúrgico.
En ese marco, dijo que los especialistas pueden realizar prácticas en 10 estaciones de simulación paraloscópica y 6 estaciones con modelo animados, donde, por ejemplo, realizan intervenciones sobre animales para perfeccionar la técnica.
Del acto central también participaron el cónsul general de Italia, Sr. Ricardo Smimmo y el vicepresidente segundo del Hospital Italiano de Buenos Aires, Sr. Roberto Baccanelli.

 
Más sobre el nuevo edificio

Mantiene las premisas de ecosustentabilidad aplicadas por el Hospital en sus últimos proyectos constructivos: materiales ecológicos y sistemas inteligentes de automatización para preservar recursos energéticos.
Se podrán realizar estudios diagnósticos e intervenciones guiadas por imágenes de máxima calidad que permitirán diferentes modalidades de diagnóstico y terapéuticas. La tecnología de avanzada permite realzar un mayor número de prácticas de manera más eficaz y audaz.
Entre los beneficios se destacan; ofrecer mayor bienestar al paciente, la posibilidad de escuchar la música que él provea (así se disminuye la sensación de claustrofobia y el consecuente uso de anestesia), acortar los tiempos de las practicas, una mayor definición de los órganos y tejidos, ahorrar hasta un 30% de energía, reducir la presión del ruido hasta el 97% y admitir a pacientes de hasta 180 kilos.
También se planea construir para los próximos años un edificio quirúrgico y de cuidados intensivos de aproximadamente 20 mil metros cuadrados.
Cada año, el Hospital atiende 2.950.000 consultas, gestiona 47.000 egresos y realiza 51.000 procedimientos quirúrgicos en sus 41 quirófanos. Cuenta con una capacidad de internación de 785 camas, de las cuales 200 se destinan a cuidados críticos, y dispone de 800 camas de medicina domiciliaria. Su equipo de trabajo está conformado por 9000 personas: 3400 médicos, 3300 miembros del staff de salud y 2300 personas de los sectores administrativos.