24 jul 2019
Partidor Piñeyro
El Vicegobernador participó  de la inauguración oficial del sistema hidráulico de distribución de aguas que apunta a dar solución definitiva al flagelo de las inundaciones en el sudoeste provincial.

Ante un cielo diáfano que se complementaba con el tibio calor que brindaba el sol en un día gélido, tuvo lugar la puesta en marcha de la obra hidráulica más importante de esta región bonaerense con una inversión que supera los 500 millones de pesos.
La misma se encuentra enclavada en el corazón del territorio rural, emerge imponente esta construcción estructural que se circunscribe en un plan integral para brindar respuestas concretas a las inundaciones que invariablemente afectaban a las regiones rurales y a ciudadanos de los distritos de Coronel Suárez, Guaminí y Adolfo Alsina.
Podía apreciarse el clima de algarabía de funcionarios y ciudadanos,  banderas Argentinas colgadas en las grúas ponían de manifiesto la significación que adquiere esta realización para los habitantes del lugar.
Junto a Salvador, participaron de la inauguración el ministro de Infraestructura bonaerense,  Roberto Gigante; el titular del Ministerio de Agroindustrias de la provincia, Leonardo Sarquis; el alcalde de Coronel Suárez, Roberto Palacio; el intendente de Lamadrid, Martín Randazzo; el de Adolfo Alsina, David Hirtz; el de Guaminí,  José Nobre Ferreira; de Puan, Facundo Castelli, de Saliqueló, Jorge Hernández; la diputada provincial Anahí Bilbao; el director de Saneamiento y Obras Hidráulicas provincial, Mario Gshaider; y el jefe de la Zona VI de la Dirección de Hidráulica bonaerense,  Daniel Más.
Las palabras de bienvenida estuvieron a cargo del intendente de Coronel Suárez, Roberto Palacio, quién calificó la jornada como histórica: “Esta obra provino de la decisión política de la gobernadora, tiende a garantizar seguridad  a los vecinos y los productores del lugar que son ribereños”.
“Hace muchos tiempo pedíamos esta obra de poder derivar el agua según las precipitaciones que se produzcan en las sierras”, aseguró.
Más adelante, fue el turno de intendente de Adolfo Alsina y titular del Comité de Cuencas, David Hirtz: “Es una obra imprescindible para los habitantes ya que pone fin a 40 años de reclamos  de los once distritos que configuramos la Cuenca de los Encadenados del Oeste”.
Valoró la riqueza  de las lagunas: “Son un patrimonio para nosotros de recursos  termales e  ictícolas”.
Después refirió conceptos el ministro de Infraestructura, Roberto Gigante, que reiteró la utilidad de los trabajos: “Proveerá de beneficios para la zona, este no es un hecho aislado, es parte de las cientos de obras hidráulicas”.
Aseguró que la cuestión central pasa por el compromiso asumido por la gobernadora Vidal con los bonaerenses: “Desde fin de 2015 las obras en la provincia atraviesan de norte a sur más allá de los colores políticos”.
Daniel  Salvador fue contundente al afirmar: “Nosotros hablamos de hechos y no de palabras. Encaramos los problemas estructurales y los tratamos de ir resolviendo en forma paulatina”.
“Primero ordenamos económicamente la provincia y después pudimos desplegar un plan de obras en los 135 distritos de la provincia más allá de los colores partidarios”, resumió.
“Eso significa calidad institucional”, opinó el Vicegobernador.
Y fue lapidario al firmar: “Las obras son para los vecinos no de los políticos”.
Consideró que la Cuenca del Río Salado va a representar una obra símbolo de la provincia de Buenos Aires: “Este tipo de inauguraciones nos llenan de orgullo porque si bien en un momento podían existir dudas es una algo terminado y va a dar certidumbre hacia el futuro”.
Posteriormente tuvo lugar el corte de cinta ante el estruendoso aplauso de funcionarios y vecinos, que vieron concretado el gran sueño en un día que quedará registrado en la memoria colectiva de los habitantes del lugar.
La inversión supera los 500 millones de pesos.

Adolfo Alsina

El Vicegobernador bonaerense entregó al intendente del distrito, David Hirtz,  un moderno vehículo con las condiciones que requiere el  patrullaje rural.
Salvador celebró que desde la provincia de Buenos Aires se trabaje día a día por el mejoramiento de las fuerzas de seguridad: “Le estamos suministrando el equipamiento pertinente para la principal tarea que deben desarrollar que es el cuidado de la ciudadanía”.
Después, el presidente del Senado participó junto al intendente Hirtz de la finalización de los trabajos de repavimentación de la Ruta Provincial 60, una obra largamente anhelada por los habitantes del distrito y que requirió una inversión cercana a los 1000 millones de pesos.
El alcalde local reflexionó sobre esta ansiada respuesta del Estado provincial: “Esto remite a una decisión política de María Eugenia y Daniel Salvador de devolvernos la calidad de vida y la inversión que nos merecemos”.
Acto seguido, el Vicegobernador sintetizó en su alocución la premisa que persigue el  gobierno de la provincia de Buenos Aires: “Hacer y estar,  empezar las obras y terminarlas, que lo que tributan en impuestos vuelva al contribuyente en acciones concretas”.
Fue tajante en la afirmación: “Las rutas son cosas de vida o muerte”.