09 jul 2019
Fernando De la Rúa
El Senado bonaerense lamenta el fallecimiento de un hombre que propició la defensa de valores democráticos e institucionales.

En su larga trayectoria política desempeñó una importante tarea en el ámbito legislativo, tanto desde la Cámara de Diputados, como ejerciendo la senaduría por la Capital Federal.
Basta hacer hincapié en la pionera normativa que estableció la creación de un régimen penal y contravenciones para actos de violencia en espectáculos deportivos.
Impulsó una Ley de Hábeas Corpus que aseguraba al ciudadano la tutela de la libertad ambulatoria, y garantizaba la oportunidad de recurrir a un juez las 24 horas.
Del mismo modo, fomentó la Ley 23.302  que reconocía la personería jurídica a las comunidades indígenas radicadas en el país.
En su primera etapa como Senador, allá por el año 1975, redacto y defendió la Ley de Acefalía que establecía resortes institucionales que aseguraban la continuidad democrática ante cualquier contingencia ocurrida con el titular del Poder Ejecutivo.
Fue el primer Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires electo por el voto popular en 1996, para posteriormente en 1999 alcanzar  la presidencia de la República.